top of page

Día internacional de las ballenas

Actualizado: 19 feb

Los cetáceos se dividen en 2 grupos; por una parte están los Odontados, que corresponden al grupo que posee dientes, como los delfines. El otro grupo son los Mysticetos, o ampliamente conocidos como ballenas, y en vez de dientes poseen barbas. Esto les permite filtrar del agua grandes cantidades de krill: pequeños crustáceos que flotan en el mar. Lo hacen abriendo la boca para que ingrese el agua, y luego expulsándola con su enorme lengua, quedando el krill atrapado entre las barbas.

La importancia ecológica de las ballenas es enorme: por una parte, a través de su excremento en la superficie proveen nutrientes para el desarrollo del fitoplancton (organismos vegetales unicelulares que flotan en la superficie); estos microorganismos, a pesar de su tamaño, en conjunto proveen más oxígeno que los bosques terrestres, siendo así un aliado importante para el cambio climático. Por otra parte, las ballenas en sus gigantes cuerpos acumulan una gran cantidad de carbono, el que es capturado en el fondo marino al final de su ciclo de vida.

Chile protege casi la mitad de sus mares mediante distintos instrumentos, como parques y reservas marinas. Aunque la efectividad en la protección es materia de debate por lo dificil que se hace su fiscalización, el país ha sido pionero en la protección marina. Chile se suscribió a la Comisión Ballenera Internacional en el año 1979. Luego, en 1995, se emitió un decreto que establecía una veda de 30 años sobre los cetáceos en mar territorial. Mucho antes de que expirara este decreto, se extendió indefinidamente la protección: mediante la Ley 20.293, en 2008 se prohibió la captura de todos los cetáceos y se declaró monumento natural a todas las ballenas, convirtiendo al país en un importante santuario mundial para estos animales.


El estudio de las ballenas es muy complejo debido a las grandes extensiones de mar que recorren, y a que sólo salen a la superficie durante breves periodos para respirar o alimentarse. Esto dificulta la toma de muestras o el seguimiento de los animales. Sin embargo, esto ha llevado a científicos y naturalistas a innovar y usar distintas técnicas para estudiar a a estos gigantes. Por ejemplo: las fotografías de sus colas funcionan como una huella digital, dando una identidad única e irrepetible a cada individuo; la grabación de ultrasonido bajo el mar permite estudiar su conducta y sus grupos sociales (incluso se han identificado "lenguajes" para distintas poblaciones!); la captura mediante dron de sus exhalaciones de aire permite establecer el estado de salud de los individuos; el marcaje con dispositivos GPS y cámaras sumergibles permite estudiar sus rutas migratorias, profundidades de navegación y una serie de datos sobre su desplazamiento y sus amenazas.


El turismo de avistamiento de ballenas es un factor importante en su conservación. Mediante la difusión y las experiencias en el mar, más personas logran conocer y sensibilizarse con este grupo de mamíferos acuáticos, promoviendo así su conservación. Esta actividad también se transforma en una fuente económica para algunos sectores costeros en Chile. Esta variante del ecoturismo tiene estrictas normas para no afectar a los animales, incluyendo distancia, velocidad y trayectorias de acercamiento. El turismo responsable con ballenas permite la conservación de las especies, la creación de empleos y disminuye la dependencia de faenas extractivas.

De vez en cuando, llegan a las noticias imágenes de ballenas varadas en la orilla. A veces vivas, y a veces muertas. A veces solitarias y a veces en grandes números. Estas escenas suelen venir acompañadas de personas que se acercan a tratar de ayudar o (lamentablemente) a sacarse fotos. Recientemente se publicó un video donde alguien incluso se sube a un cadaver descompuesto para que le saquen una fotografía. La recomendación general es NUNCA TOCAR A NINGÚN ANIMAL SILVESTRE. Sobre todo si está muerto (pareciera que eso es obvio, pero a veces, no tanto). Muchas veces podemos hacer mucho más daño que bien. Al no saber de qué murió un animal, podemos estar exponiéndonos a algún tipo de zoonosis (traspaso de enfermedades entre fauna y personas). El riesgo no solo es para ti, sino que podemos contagiarle algo al animal (y lo peor es que eso nunca lo podrás saber). De más está mencionar la probabilidad de que ante un movimiento de un animal de tal magnitud, puedan producirse fuertes golpes o incluso un aplastamiento. Lo que corresponde en estos casos es llamar a la autoridad marítima para que se haga cargo y, en lo posible, evitar que otros curiosos empeoren la situación.


Estos sucesos de varamientos aún no tienen una clara explicación, aunque sabemos que algunas de ellas se deben a la colisión con grandes embarcaciones. Para evitar este impacto, en algunos sectores de alto tránsito de barcos y ballenas, se han instalado boyas con radares que detectan a las ballenas y emiten una alerta a las naves cercanas para avisar de la presencia y verificar la disminución de la velocidad.


En Chile las especies más registradas son la ballena jorobada, la ballena fin, la ballena Sei y la ballena azul. La identificación de la especie se suele hacer desde la superficie mediante su tamaño y la forma de su aleta dorsal. Algunos de los mejores lugares para ver ballenas son la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, el golfo Corcovado y el canal de Magallanes. Si vas a realizar este tipo de actividades, recuerda verificar que los guías cumplan las normativas, y por ningún motivo toques a los animales! Si ves a otras personas incumpliendo las recomendaciones, gentilmente explícales por qué, a pesar de sus buenas intenciones, podrían estar causando mucho más daño de lo que creen.


Todas las fotos usadas en esta nota son propiedad Carlos Moreno. Pueden ver estas y más en su instagram @cams.moreno.

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page